La felicidad existe *Reflexión*

Aprendemos a vivir cuando asumimos que para encontrar la felicidad hay que conocer las amarguras de nuestra subsistencia. Esas que la vida postra ante nosotros para que aprendamos el valor del propio valor. Y que al final, todo tiene la importancia que uno le da.

Estoy en proceso de aprendizaje constante. Sobretodo, aprendiendo día tras día a relativizar las cosas, los problemas, las situaciones y las circunstancias. Esas mismas que a veces consiguen que me falte el aire innecesariamente.

Dicho ésto, puedo asegurar de forma sugestionada, que la felicidad siempre ha estado presente en mi vida y sigue residiendo en mí, igual que en la de tod@s. Solo que muchas veces me tapo los ojos pensando que quizá, y solo quizá, es demasiado valiosa para merecerla. Pero si existe… si convive… si la intuyo, la vivo y la siento, será porque debe ser así. Todo en esta vida ocurre por alguna razón, aunque a veces no la encontremos, ni falta que hace.

Mel Gluci